”El autista no tiene una barrera de protección en relación al otro y por eso eso el otro se le vuelve disruptivo y se le vuelve invasivo.”

Transcripción del video:

El autismo está considerado de distintos modos según la teoría o el modo de aplicación que se le pueda dar. En general, se lo ha considerado como una patología, como una enfermedad, como una enfermedad orgánica, como una enfermedad genética, como una limitación, etc.

El psicoanálisis considera al autismo como una posición subjetiva. Hoy se posiciona con una defensa fundamental que es la defensa del aislamiento. Justamente lo que define el autismo es un corte total en relación al otro.

El deseo en la neurosis es justamente el intento de vuelta a reencontrarse con ese primer objeto perdido, y en el autismo no se produce esa primera extracción necesaria, necesaria para poder construir todo lo otro. El autista no tiene una barrera de protección en relación al otro y por eso eso el otro se le vuelve disruptivo y por eso se le vuelve invasivo.

Entonces, por eso necesita armarse una gran caparazón, una gran defensa en relación al otro. Ese es el punto de producción del autismo en relación a que el autista vive con su caparazón, vive con su mecanismo de defensa del otro, de los otros, y vive un poco encerrado en esa caparazón. Considerarlo como una posición subjetiva implica que no hay que sacarle la caparazón ni hay que llevarlo a que se relacione con los otros, ni hay que educarlo ni hay que enseñarle, sino hay que ayudarlo a que se las arregle con esa caparazón para hacer cosas.

Entrevista realizada por Iara Bianchi.

Patricio Álvarez Bayón

Patricio Álvarez Bayón 
Psicoanalista

Iara Bianchi

Iara Bianchi 
Fundadora. Directora Editorial. Psicoanalista

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

  Subscribe  
Notificarme de:
CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

Not readable? Change text. captcha txt