fbpx
[Video] Jugar-se por Eduardo Smalinsky

“En alguna medida, uno podría pensar que es distinto que uno sienta que está vivo, y que el pensamiento que uno va produciendo también está vivo. Y que uno no tenga necesidad de embanderarse o fanatizarse, sino eso de poder ir tomando ciertas ideas como le gusten, como las necesite, como las quiera instrumentar, y cómo se relacione con la realidad.”

Eduardo Smalinsky responde:

Transcripción del video:

Más allá de las cuestiones ligadas al posicionamiento subjetivo, a la constitución subjetiva, además de pensar en términos del sujeto del inconsciente —que a veces no se tiene muy claro qué se quiere decir cuando se dice “el sujeto del inconsciente”—, es una manera de introducir también la idea de lo que los ingleses llaman el “self”, el “sí mismo”, donde a veces podríamos decir que hay alguien que en alguna medida está pero no existe.

Muchas veces uno se encuentra con personas que están pero que no existen como tales. Están tan alienadas que, en alguna medida, están completamente tomadas por un “falso self”. Y esto es curioso porque no está ligado a una cuestión de orden sintomático, en términos de las categorías clásicas freudianas o lacanianas, sino al hecho de que alguien podría estar y no estar vivo.

Ese sería otro modo de pensar también en la constitución subjetiva: en el sentido de que uno puede estar en una posición de tal adaptación; digamos, que está solamente acatando. Esto te lo comento porque yo no me olvido de que (sucede) en el campo del psicoanálisis… No solamente en relación a la transmisión de Lacan, también sucedió en su momento con Klein y con Freud. Pero también creo que es algo que excede el campo del psicoanálisis, entra en el campo, me parece, del pensamiento.

Me parece que hay, en la cultura, una tendencia a la alienación. De repente, ciertos modelos teóricos comienzan a ponerse de moda, a expandirse, y grandes cantidades de gente comienzan a identificarse masivamente con ello de una manera completamente acrítica y, sobre todo, en un modo totalmente alienado, casi como si viniera a constituir una parte del ser de esas personas, como si tuviera una función para permitirles estar en el mundo. Lo cual en términos de lo que se supone que son estas disciplinas, es algo bastante dramático, por no decir trágico.

En alguna medida, uno podría pensar que es distinto que uno sienta que está vivo, y que el pensamiento que uno va produciendo también está vivo. Y que uno no tenga necesidad de embanderarse o fanatizarse, sino eso de poder ir tomando ciertas ideas como le gusten, como las necesite, como las quiera instrumentar, y cómo se relacione con la realidad.

Evidentemente hay una tendencia espontánea al sometimiento, porque nos da una consistencia. Todos en algunos momentos queremos agarrarnos de cosas que nos resulten seguras, pero al mismo tiempo eso produce una enorme limitación. Más allá de los autores o de aquellos que han ocupado un lugar de cierta relevancia e importancia, se ve que también hay en la cultura algo que lleva a eso, a generar ese tipo de cosas. No es que esté mal, parece que es necesario en alguna medida. Pero pienso que, por lo menos para los analistas, y puede ser que en otras disciplinas también, es un verdadero problema ese.

Entrevista realizada por Iara Bianchi.

Eduardo Smalinsky

Eduardo Smalinsky 
Psicoanalista

Iara Bianchi

Iara Bianchi 
Fundadora. Directora Editorial. Psicoanalista

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

Not readable? Change text. captcha txt