A los romanos les gustaba tener las cosas claras, ¡no vaya a ser que alguno se confundiera! Ni siquiera los besos zafaban.

Encima de todo, había otros tipos de besos: el “beso de cántaro”, que era únicamente para los niños – los agarraban de los lóbulos de las orejas y les encajaban un beso – o el beso que se ofrecía a los emperadores, a los dioses o a los que eran muy respetados – se besaban su propia mano y se la extendían.

Como diría Obélix, “estos romanos están majaretas”.

Escrito por Pepe Ivanov

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

Not readable? Change text. captcha txt