fbpx

Sana realidad - Sigmund Freud

Referencia: La pérdida de realidad en la neurosis y la psicosis (1924)

Cita completa: En la neurosis se evita, al modo de una huida, un fragmento de la realidad, mientras que en la psicosis se lo reconstruye. Dicho de otro modo: en la psicosis, a la huida inicial sigue una fase activa de reconstrucción; en la neurosis, la obediencia inicial es seguida por una posterior (nachträglich) intento de huida. O de otro modo todavía: la neurosis no desmiente la realidad, se limita a no querer saber nada de ella; la psicosis la desmiente y procura sustituirla. Llamamos normal o «sana» a una conducta que aúna determinados rasgos de ambas reacciones, como la neurosis, no desmiente la realidad, pero como la psicosis, se empeña en modificarla. Esta conducta adecuada a fines, normal, lleva naturalmente a efectuar un trabajo que opere sobre el mundo exterior y no se conforma, como la psicosis, con producir alteraciones internas: es aloplástica y no autoplástica.

Cita relacionada: En sus Conferencias introductorias al Psicoanálisis: La terapia analítica (1916) señala: “La diferencia entre la salud nerviosa y la neurosis no es, pues, sino una diferencia relativa a la vida práctica y depende del grado de goce y de actividad de que la persona es todavía capaz”.

«Hay citas mejor construidas y más bellas, hay recortes de la obra de Freud más profundos. Estas palabras, sin embargo, vuelven a mí, una y otra vez, a lo largo de los años. La reivindicación de la psicosis como un componente necesario de la ‘conducta normal’ me parece un pronunciamiento precioso y fuerte. Es posible que la maravillosa reivindicación de la psicosis que late en esta cita puede haber decidido a Freud a utilizar la palabra ‘normal’. Me gusta esta mirada de Freud, que comprende la carga de negación y refutamiento, la tozudez psicótica presente en cualquier acto que pueda ser considerado creativo. La clínica no consiste desde este punto de vista en borrar los aspectos más primitivos y psicóticos sino en hacerlos jugar de un modo irreverente y novedoso. Es, por otra parte, y a pesar del rechazo que puede causar a nuestra sensibilidad contemporánea la idea de normalidad, una afirmación en la que Freud salta de lo intrapsiquico al territorio de la acción. Es por tanto una reflexión ética. Y en ella las acciones parecen liberarse de la repetición, y el deseo se afirma como una fuerza que emerge de lo psíquico y esculpe el mundo, y la realidad no es una entidad opaca a la que el sujeto debe adaptarse. En esta cita late una concepción del sujeto como un revolucionario: sano es aquel que es capaz de cambiar, a la medida de sus sueños, para decirlo en palabras de Joyce, ‘la ineluctable modalidad de lo visible'».

Adriana Yankelevich

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

Nos acompañan...

CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search