”Mi posición es una posición de interrogación acerca de ese entrecruzamiento de discursos respecto de lo que hoy día aún se sabe muy poco.”

”La escritura produce subjetividad en niños muy pequeños.”

Silvia Rosenfeld responde:

Transcripción del video:

Es una pregunta que parece tan sencilla de responder, por un lado, pero es muy compleja. Yo te diría que prefiero dejar abierta la posibilidad de una respuesta porque me parece que, justamente, lo que a mí más me maravilla o me produce un efecto de investigación clínica es porque cuando uno está con un chico autista ve todo lo que espera o supone que debe ocurrir dentro de un psiquismo y eso no ocurre. Entonces, me parece que tiene esa clínica donde uno le supone a un niño sano… Uno dice ‘qué sencillo es poder ser un niño sano’ y, sin embargo, cuando uno está trabajando con un niño autista se da cuenta de ese proceso tan particular de armado, de constitución subjetiva, de cuántas cuestiones implican ese hilvanado o esa red o esa trama para que un niño pueda hablar, pueda jugar, pueda transitar por la vida de un modo mínimamente satisfactorio. Entonces, a mí particularmente, más allá de entrar en si hay alienación o no hay alienación, acerca del Das Ding, un montón de cosas…, pero me parece que en particular creo que han entrevistado a personas que pueden dar mucho más cuenta. Mi posición es una posición de interrogación acerca de ese entrecruzamiento de discursos respecto de lo que hoy en día aún se sabe muy poco. Tal es así que estamos haciendo recorridos también por instituciones donde la posición es muy cognitivista. Estamos trabajando con gente de FLENI, con gente del Italiano y están muy asombrados de cómo la escritura produce subjetividad en niños muy pequeños.

Lo que más nos ha sorprendido, y esto también lo hemos hablado con docentes que trabajan con chicos con dificultades muy severas, es que la mayoría de los niños están alfabetizados. Uno, como no tiene posibilidad de comunicarse con ellos, no tiene noción de esa alfabetización; pero a partir de que uno les ofrece la herramienta de la escritura, tienen alfabetización.

Hace muy poquito con un muchacho que comenzó a escribir… Él tenía pintores en la casa y con mucha dificultad, letra por letra, escribía en la computadora… Entonces un día, muy sorprendida le pregunté -son preguntas dirigidas- cómo se llamaba el pintor, no pensando que me iba a poder responder, y en ese momento me escribe con mucha dificultad letra por letra y veo que la primer letra que me pone es una W. Y yo dije ‘qué raro un nombre con W’. Y era Wenceslao. Era un pintor boliviano y efectivamente él estaba en la casa. El pintor Wenceslao de acá, Wenceslao de allá… Él escribió con mucha dificultad -porque también hay dificultades motrices, según cada niño-. Él pudo escribir el nombre del pintor y a partir de eso se estableció, por ejemplo, una comunicación con el pintor que era impensable. Bueno, uno sabe cuando le pintan la casa lo que eso implica, es una invasión de escaleras… Él estaba sumergido allí y Wenceslao empezó a comunicarse con él. (Comenté esto) para contar algo de la vida cotidiana donde cómo podemos pensar a veces algunos dispositivos, algunas invenciones, algunas herramientas. En ese lugar donde algo de la vida cotidiana pueda ser vivida de otro modo. Más en esos pacientes más sufrientes o con dificultades severas.

Entrevista realizada por Iara Bianchi.

Silvia Rosenfeld

Silvia Rosenfeld 
Psicoanalista

Iara Bianchi

Iara Bianchi 
Fundadora. Directora Editorial. Psicoanalista

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

  Subscribe  
Notificarme de:
CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

Not readable? Change text. captcha txt