Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812, en Landport, perteneciente a la ciudad de Portsmouth, hijo de John Dickens, un oficinista de la Pagaduría de la Armada en el arsenal del puerto de Portsmouth, y de Elizabeth Barrow. Su madre era de clase media y su padre siempre arrastraba deudas, debido a su excesiva inclinación al despilfarro. Charles no recibió ninguna educación hasta la edad de nueve años, hecho que posteriormente le reprocharían sus críticos, al considerar su formación en exceso autodidacta. Estudió cultura en la escuela de William Gile, un graduado en Oxford. Se dice que pasaba el tiempo fuera de su casa, leyendo vorazmente. Mostró una particular afición por las novelas picarescas como Las aventuras de Roderick Random y Las aventuras de Peregrine Pickle de Tobias Smollett, y Tom Jones de Henry Fielding. Éste último sería su escritor favorito. También leía novelas de aventuras como Robinson Crusoe y Don Quijote de la Mancha. Dickens se describió como un “niño muy pequeño y no especialmente cuidado”.

Su vida cambió profundamente cuando su padre fue denunciado por impago de sus deudas y encarcelado en la prisión de deudores de Marshalsea. La mayor parte de la familia se trasladó a vivir con el señor Dickens a la cárcel, posibilidad establecida entonces por la ley, que permitía a la familia del moroso compartir su celda. Charles fue acogido en una casa de Little College Street, regentada por la señora Roylance y acudía los domingos a visitar a su padre en la prisión.

”La venganza y el castigo requieren mucho tiempo.”

A los doce años comenzó su vida laboral, en jornadas diarias de diez horas en una fábrica de betún para calzado. Con el dinero recaudado costeaba su hospedaje y ayudaba a su familia, la mayoría de la cual vivía con su padre, que permanecía encarcelado.

Después de algunos meses, su familia pudo salir de la prisión de Marshalsea, pero su situación económica no mejoró hasta pasado un tiempo, cuando al morir la abuela materna de Charles, se recibió una herencia de 450 libras. Su madre no retiró a Charles de forma inmediata de la compañía, que era propiedad de unos parientes de ella. Dickens nunca olvidaría el empeño de su madre en obligarlo a permanecer en la fábrica. Estas vivencias marcarían su vida como escritor: dedicaría gran parte de su obra a denunciar las condiciones deplorables bajo las cuales sobrevivían las clases proletarias.

Charles fue pasante de un bufete, reportero, cronista y luego lo contrató el Morning Chronicle como periodista político, para informar sobre debates parlamentarios, y viajar a través del país a cubrir las campañas electorales. En 1836 sus artículos en forma de esbozos literarios que habían ido apareciendo en distintas publicaciones desde 1833, se publicaron formando el primer volumen de Sketches by Boz y que dio paso en marzo de ese mismo año a la publicación de las primeras entregas de Los papeles póstumos del club Pickwick. Posteriormente continuó contribuyendo y editando diarios durante gran parte de su vida.

El 2 de abril de 1836 contrajo matrimonio con Catherine Thompson Hogarth (1815-1879) y estableció su residencia en Bloomsbury. Tuvieron diez hijos.

Aunque poco después mostró interés por el Unitarismo cristiano, Dickens seguiría siendo anglicano durante el resto de su vida. Hacia 1849, Dickens escribiría La vida de nuestro Señor, un libro corto que aborda la vida de Jesucristo con un lenguaje sencillo, escrito con el propósito de transmitir la religión cristiana a sus hijos. Influido por su formación protestante, rechazó las denominaciones del catolicismo y el evangelicalismo, y trató de forma crítica la hipocresía de instituciones religiosas y filosofías, espiritualismo que él consideraba una desviación del verdadero espíritu del cristianismo. Dickens no sólo profesaba ser cristiano, sino que, en palabras de su hijo Henry Fielding Dickens, sería descrito como un hombre de “profundas convicciones religiosas”. Leo Tolstoy y Fiodor Dostoievski se referirían a él como “ese gran escritor cristiano”.

Gracias a las obras que iba publicando, Dickens ganó un gran prestigio. En 1841 fue nombrado hijo adoptivo por la ciudad de Edimburgo, y a principios de 1842 viajó a Estados Unidos, donde fue rechazado por la sociedad de este país debido a las conferencias que impartía y a la novela Notas de América, contraria a la esclavitud y que Dickens había experimentado personalmente en su infancia. A pesar de ello se reconcilió con el público después de la publicación de Canción de Navidad en 1843.

Fundó en 1849 el semanario Household Words, donde difundió escritos de autores poco conocidos y en el que publicó Bleak House y Hard Times.

Ya era considerado como el gran novelista de lo social. Sometido como estaba a una gran carga de trabajo destinada a satisfacer la demanda de sus lectores, Dickens no tardó en caer en una crisis que le llevó a la ruptura con sus editores, tras exigirles una mayor remuneración, petición que fue denegada. Después de ello, Dickens inició una serie de viajes a Italia, publicando Imágenes italianas, Suiza y Francia, en donde conoció a Alejandro Dumas y a un joven Julio Verne, además de admirar la sociedad parisina. A su regreso a Inglaterra, obligado por nuevas necesidades económicas, extendió su actividad a otros campos: organizó representaciones teatrales, fundó el Daily News, hizo de actor y comenzó a dar conferencias, como las que daba sobre los derechos de autor, defensa de las prostitutas y condena de la pena de muerte, muy en boga en Londres como divertimento del pueblo.

”Libertad, igualdad, fraternidad o muerte. La última es la más fácil de otorgar.”

Oliver Twist fue una de sus más conocidas obras pero su gran best seller fue David Copperfield, del cual llegó a vender hasta 100.000 ejemplares en poco tiempo. Al igual que la mayoría de sus obras, fue publicada en capítulos mensuales. Muchos elementos de la novela hacen referencia a la propia vida de Dickens, siendo probablemente la más autobiográfica de todas sus obras. En palabras de Dickens: “de todos mis libros, éste es el que más me gusta”; “como muchos padres, tengo un hijo preferido, un hijo que es mi debilidad; este hijo se llama David Copperfield”.

Como nota de color: David Copperfield fue el primer libro que Sigmund Freud le regaló a su novia, Martha Bernays, por su casamiento en el año 1882. El libro tenía un significado particular para Freud, por el reflejo autobiográfico del autor en la obra.

David Copperfield, como toda novela Bildungsroman (1), trata del aprendizaje moral del héroe. Los personajes generalmente pertenecen a una de tres categorías: aquéllos que tienen corazones disciplinados, aquéllos que carecen de un corazón disciplinado, o aquéllos que desarrollan corazones disciplinados en el tiempo.

”Considera que nada es imposible y trata las posibilidades como probabilidades.”

Alrededor de 1850 la salud de Dickens había empeorado; este cambio fue agravado por la muerte de su padre, de una hija y de su hermana Fanny. Dickens se separó de su esposa en 1858. Dickens continuó escribiendo y dando conferencias y se refugió en casa de su amigo Wilkie Collins (el creador del misterio). Llegaron a escribir relatos juntos y se recomendaban ideas para sus respectivas novelas. En 1859 publicó Historia de dos ciudades. En 1863 crea The Arts Club.

El 9 de junio de 1865, mientras regresaba de Francia para ver a Ellen Ternan, Dickens sufrió un accidente, el famoso choque ferroviario de Staplehurst, en el cual los siete primeros vagones del tren cayeron de un puente que estaba siendo reparado. El único vagón de primera clase que no cayó fue aquel donde se encontraba Dickens. El novelista pasó mucho tiempo atendiendo a los heridos y moribundos antes de que los rescatadores llegasen. Antes de partir se acordó del inconcluso manuscrito de Nuestro amigo mutuo, y regresó al vagón únicamente a recuperarlo. Luego usaría esta terrible experiencia para escribir su corta historia de fantasmas El guardavía en la cual el protagonista tiene la premonición de un choque ferroviario.

Dickens se las arregló para evadirse de la investigación del choque, pues como ahora se sabe, él estaba viajando ese día con Ellen Ternan y su madre, lo cual podía causar un escándalo. Ellen, una actriz, que había sido la compañera de Dickens desde que éste finalizó su matrimonio. Ella continuó siendo su pareja por el resto de su vida. 

Dickens, aunque ileso, nunca se recuperó totalmente del accidente de Staplehurst. Su prolífica pluma se dedicó a completar Nuestro amigo mutuo y a comenzar El misterio de Edwin Drood, que quedó inacabada, y cuyo desconocido final dio lugar hasta hoy a innumerables hipótesis. 

Cinco años después del accidente, el 9 de junio de 1870, murió al día siguiente de sufrir una apoplejía. Circuló a su muerte un epitafio impreso en el que se decía que «fue simpatizante del pobre, del miserable, y del oprimido; y con su muerte, el mundo ha perdido a uno de los más grandes escritores ingleses».

 

  1. El término alemán original Bildungsroman significa novela de formación /de educación / de aprendizaje y fue acuñado por el filólogo Johann Carl Simon Morgenstern en 1819.

Leave a Reply

Sea el primero en comentar!

Notificarme de:
wpDiscuz
CONTACTO

Son bienvenidos todos los comentarios y sugerencias que nos quieras hacer! Te responderemos a la brevedad.

¿No se puede leer? Cambiar el texto. captcha txt